Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1 junio 2010

Por: Elizabeth Woyke

Asif
Noorani odia perderse una llamada o un mensaje de texto. Por eso,
cuando este empresario de Dallas se fue a practicar el esquí acuático
el verano pasado, no dudó en llevarse su nuevo iPhone 3GS. Noorani
protegió con cuidado su teléfono con una bolsa de cierre automático y
la colocó en un compartimento de almacenamiento con tapa de bisagra de
la moto acuática. Sin embargo, cuando fue a sacarlo, vio que la bolsa
tenía condensación. El dispositivo estaba muerto.

A todos nos pasa. Queremos llevarnos el móvil a todas partes y así
acaba bajo el agua, en el suelo o debajo del zapato de alguien (o, aún
peor: debajo de alguna rueda). Los técnicos de reparación afirman que
se han encontrado con teléfonos rescatados de la freidora, lanzados
desde coches en marcha, utilizados como abrebotellas o incluso como un
arma en una pelea. ¿El resultado? tarjetas de circuitos impresos
corroídas, pantallas rotas, botones atascados, teclas caídas…

En fotos:
10 formas de arreglar el teléfono móvil
Cómo reciclar los aparatos electrónicos viejos
Los mejores juguetes electrónicos para los viajes
Qué saben de nosotros las aplicaciones del iPhone
Seis grandes compras tecnológicas

Hay algunos remedios que podemos aplicar en casa pero si la rotura
es grave, tendremos que recurrir a un profesional. Y ahora han surgido
los talleres de reparación como champiñones. Los móviles suelen tener
sus garantías, pero los daños provocados por lo que la industria
denomina "abuso o negligencia" no están cubiertos.

Algunos teléfonos tienden a romperse siempre igual. Las pantallas de
cristal de gran tamaño de los iPhone de Apple ( AAPL – news – people )
suelen acabar hechas añicos. Antes, las ruedas de las BlackBerry solían
atascarse, aunque ahora que el fabricante Research In Motion (RIMM –
news – people) las ha sustituido por unas almohadillas ópticas planas,
la cosa está cambiando.

Las BlackBerry también tienden a tener fallos de carga, si la zona
soldada que hay alrededor del puerto de carga se afloja. La BlackBerry
Storm original era una habitual de los talleres de reparación, porque
la pantalla táctil se componía de una pantalla LCD y un digitalizador:
si fallaba una de las dos capas, había que cambiar las dos.

Los problemas son similares en todo el mundo. Los talleres de
Estados Unidos dicen que tienen muchos clientes europeos y que incluso
reciben terminales de lugares tan remotos como Australia o la India.
Una empresa afirma que envían a menudo piezas de recambio a los solados
destacados en Iraq y Afganistán.

Noorani es uno de esos empresarios, el fundador y propietario de una
cadena de talleres de reparación de móviles de Texas, Dr. Cell Phone,
lleva años trasteando con terminales averiados. Después de reparar su
propio iPhone empapado, logró salvar todos los datos de los contactos
que tenía guardados, pero no logró repararlo por completo. Después de
eso, explica que su empresa está investigando métodos de limpieza
ultrasónicos capaces de reparar los daños graves producidos por
líquidos.

Si se encuentra en una situación similar, los expertos sugieren
extraer inmediatamente la batería y la tarjeta SIM (el chip de memoria
portátil), si la hubiera. Después, hay que dejar secar el teléfono, al
aire o en una bolsa plástica para cocer el arroz, con el arroz sin
hervir. Dejar la bolsa al sol durante al menos 24 horas debería
eliminar parte del agua, por lo menos, afirma Ryan Arter, presidente de
la empresa Mission: Repair, de Kansas.

El tipo de líquido, sin embargo, puede aumentar la complejidad del
problema. Los técnicos de reparación afirman que han visto teléfonos
empapados en cerveza, vino, refresco, café agua salada, agua con cloro
y agua del baño. "La empresa que te diga que puede arreglar los daños
provocados por los líquidos, miente", afirma Noorani. Paul Normand,
director ejecutivo de PDA Repair World de Houston, afirma que sus
empleados logran recuperar cerca del 80% de los teléfonos que les
llegan con daños provocados por líquidos.

Entre el coste del envío urgente, las piezas de recambio y la mano
de obra, la reparación de un móvil puede salir cara. Dr. Cell Phone
llega a cobrar hasta 350 $ por la reparación de modelos nuevos, como el
Nexus One de Google (GOOG – news – people), aunque Noorani afirma que
la mayoría de las reparaciones cuestan entre 65 y 75 dólares. Arter, de
Mission: Repair, afirma que sus tiendas cobran entre 39 y 149 dólares
estadounidenses por reparar la pantalla de un móvil.

A veces, los teléfonos están tan dañados que es inútil repararlos
salvo que el dispositivo tenga algún valor sentimental o guarde
contenidos valiosos, como fotos. Una de las normas que se aplica es que
no merece la pena reparar teléfonos con tres o más piezas importantes
rotas (por ejemplo, la pantalla, la batería, el conector de red o la
placa de circuitos lógicos).

Normalmente, los usuarios de los móviles no se sienten muy cómodos
abriendo el teléfono para echarle un vistazo a la placa de circuitos
lógicos. Kyle Wiens, cofundador de la empresa de reparaciones iFixit,
intenta que esta situación cambie, dándole un nuevo impulso al viejo
concepto de "hágalo usted mismo". "Nuestro objetivo es que se arregle
el máximo número de objetos posible", afirma Wiens. Su originalidad
radica en que, en lugar de reparar ellos mismos los aparatos, iFixit
quiere enseñar a otras personas a reparar su propios terminales.

Para atraer a una comunidad de chapucillas, iFixit utiliza su sitio
web para alojar manuales de reparación para dispositivos que van desde
una minivan hasta un terminal móvil. El sitio también aloja guías de
localización y resolución de problemas, foros en línea donde se puede
encontrar respuesta a preguntas genéricas y una tienda donde se venden
piezas y herramientas. El resultado es un sitio web donde el visitante
puede encontrar todo lo que necesita o, como dice Wiens, "La Wikipedia
de las reparaciones". Los propietarios de un iPhone podrían usar las
guías de resolución de problemas o los foros de iFixit para
diagnosticar los daños en el dispositivo, solicitar las piezas que
necesita y reparar el teléfono gracias al manual de reparación en
línea. Todos los recursos son gratuitos, salvo la compra de piezas.

IFixit contiene información sobre 49 modelos de teléfonos. Su misión
es fomentar las reparaciones entre el público y alejarlas de los
técnicos especializados. Wiens dice que este cambio es inevitable,
porque cada día los terminales son más numerosos y complejos. "Queremos
que toda esa información sobre reparaciones que algunas personas tienen
en la cabeza quede a disposición de todo el mundo", afirma.

Por supuesto, mucha gente no tendrá nunca las habilidades necesarias
para arreglar sus propios terminales. En ese caso, lo mejor es
prevenir. Los expertos afirman que los propietarios de móviles deberían
invertir en una funda o cubierta protectora, mantener alejados los
teléfonos de bebés y mascotas y, por tentador que resulte, deberían
evitar llevárselo al cuarto de baño. El lavabo, la taza del baño, la
ducha y el vapor húmedo son la causa del deceso de muchos terminales.

Anuncios

Read Full Post »